Introducción


Dos conjuntos son los protagonistas principales de las fiestas de Almonacid del Marquesado y ambos muestran actuaciones muy distintas durante las mismas, con un carácter opuesto, pero complementario. Mientras los diablos visten estrafalariamente, producen gran estruendo con sus cencerros y no guardan un ritmo de conjunto, las danzantas llevan prendas delicadas, acicaladas con sumo cuidado y esmero, bailan al son rítmico de la música, recitan versos y deben guardar una coreografía cuidadosamente ensayada. Los espectaculares  saltos y danzas de los diablos tienen su debido contrapunto en los acompasados movimientos de las danzantas al son de la dulzaina y el tambor. Es esta contraposición la que hace que la fiesta adquiera un carácter único, excepcional, dado que se aúnan manifestaciones religiosas de muy diferente cariz, encontrando cada una su lugar en un equilibrio admirable entre lo ordenado y lo confuso, entre lo estrambótico y lo armonioso, entre lo divino y lo humano.


Cada uno de estos cuerpos de danza tiene su propia organización, reglas, indumentaria, costumbres y danzas. En este apartado nos ocupamos de mostrártelos.


"La Endiablada - Web oficial"
La Endiablada - CopyRight - 2018
La Endiablada, web oficial
LaEndiablada.com 2018